Orígenes y Expansión del Cristianismo

Diferentes creencias del cristianismo

Cristianismo: religión monoteísta centrada en la vida y las enseñanzas de Jesús de Nazaret tal como se presentan en el Nuevo Testamento. La fe cristiana es esencialmente fe en Jesús como el Cristo (o Mesías), el Hijo de Dios, el Redentor y, según el trinitarismo, Dios Hijo, parte de la Trinidad con Dios Padre y el Espíritu Santo.

Iglesia Adventista del Séptimo Día – Movimiento cristiano dedicado a correr la voz acerca de la Segunda Venida (venida) de Jesucristo. Fundada en la década de 1840, esta iglesia considera la Biblia su fuente de inspiración revelada a través de las profecías de Ellen Gould White (1827-1915).

hechos del cristianismo

La historia del cristianismo comienza con la vida y muerte de Jesucristo y continúa con la formación de la Iglesia cristiana primitiva, el Sacro Imperio Romano Germánico del emperador Constantino y el gran cisma entre el cristianismo oriental y occidental.

La historia tradicional de Jesús cuenta el nacimiento en un establo de Belén, en Tierra Santa, de una joven virgen llamada María, que había concebido al Hijo de Dios por obra del Espíritu Santo.

Cuando un soldado romano, Constantino, venció a su rival en la batalla para convertirse en emperador romano, atribuyó su éxito al Dios cristiano e inmediatamente anunció su conversión al cristianismo.

El Concilio de Calcedonia, celebrado en 451, fue el último que se celebró mientras el Imperio Romano estaba intacto. De aquí surgió el Credo de Nicea, que los cristianos todavía pronuncian hoy para afirmar su fe en Dios, en Cristo y en Su Iglesia.

Las diferencias entre el cristianismo oriental y occidental culminaron en lo que se denominó el Gran Cisma, en 1054, cuando los patriarcas de las divisiones oriental y occidental (de Constantinopla y Roma, respectivamente) no pudieron resolver sus diferencias.

Iglesia ortodoxa oriental

Los ebionitas ( griego : Ἐβιωναῖοι , Ebionioi , derivado del hebreo אביונים ebyonim , ebionim , que significa “los pobres” o “los pobres”) como término se refiere a una secta cristiano-judía que era vegetariana, consideraba la pobreza sagrada y creía en las abluciones rituales. y rechazó los sacrificios de animales. [Existieron durante los primeros siglos de la Era Común[2] Abrazando una cristología adoptiva, los ebionitas entendieron a Jesús de Nazaret como un hombre sencillo que, en virtud de su justicia, fue elegido por Dios como el último profeta verdadero que anunciaba la venida del Reino de Dios a la tierra. La mayoría de los ebionitas rechazaron las creencias cristianas proto-ortodoxas sobre la divinidad de Jesús y su nacimiento virginal como herejía.[3]y creía que Jesús era el hijo natural de José y María que se convirtió en el Mesías por obedecer la ley judía[1]†

En consecuencia, los ebionitas insistieron en la necesidad de seguir solo la ley escrita de Moisés (sin la ley oral); usó alguno, algunos o todos los evangelios judeocristianos, como el evangelio de los ebionitas, como escrituras adicionales a la Biblia hebrea; y veneraron a Santiago el Justo como ejemplo de justicia y verdadero sucesor de Jesús (en lugar de Pedro), rechazando a Pablo como falso apóstol y apóstata de la Ley[4][5][6]†

luteranismo

Estela funeraria de Licinia Amias sobre mármol, en el Museo Nacional Romano. Es una de las primeras inscripciones cristianas encontradas y procede de la zona de la necrópolis vaticana en Roma de principios del siglo III. Contiene el texto ΙΧΘΥϹ ΖΩΝΤΩΝ (“pez de los vivos”), el predecesor del símbolo Ichthys.

El cristianismo se originó con el ministerio de Jesús, un maestro y sanador judío que proclamó la llegada del reino de Dios y fue crucificado en Jerusalén, en la provincia romana de Judea, alrededor del 30-33 d.C. Sus seguidores creen que, según los Evangelios, fue el Hijo de Dios y que murió para el perdón de los pecados y fue resucitado y exaltado por Dios, y que pronto volverá al principio del reino de Dios.

A principios de la Edad Media, las actividades misioneras extendieron el cristianismo hacia el oeste entre los pueblos alemanes. Durante la Alta Edad Media, el cristianismo oriental y occidental se dividieron, lo que condujo al Cisma Este-Oeste de 1054. Las crecientes críticas a la estructura y el comportamiento eclesiológico católico llevaron al movimiento protestante del siglo XVI y la división del cristianismo occidental. Desde la época del Renacimiento, con el colonialismo inspirado en la Iglesia, el cristianismo se ha extendido por todo el mundo[1]† Ahora hay más de dos mil millones de cristianos en todo el mundo y el cristianismo se ha convertido en la religión más grande del mundo.[2]† Durante el siglo pasado, mientras que la influencia del cristianismo ha disminuido en Occidente, ha crecido rápidamente en el Este y el Sur; en China, Corea del Sur y gran parte del África subsahariana.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba